Bulletin #1077, Calf and Heifer Management in New England (Spanish version)

Print Friendly, PDF & Email

#1077 Manejo de Terneras y Vaquillas en Nueva Inglaterra (PDF)

Manejo de Terneras y Vaquillas en Nueva Inglaterra

Desarrollado por Peter Erickson, Ph.D. Profesor de Manejo de Lechería y Especialista en Lechería de Extensión, Universidad de Nuevo Hampshire.

Revisado por John Porter, Profesor de Extensión y Especialista, Emérito, Universidad de Nuevo Hampshire, y Glenda Pereira, Ph.D., Profesora Asistente y Especialista en Lechería de Extensión, Extensión Cooperativa de la Universidad de Maine

Traducción revisada por Juan J. Romero, Ph.D., Profesor Asociado de Nutrición de Vacunos de Leche, Universidad de Maine.

For information about UMaine Extension programs and resources, visit extension.umaine.edu.
Find more of our publications and books at extension.umaine.edu/publications/.

Introducción

Criar terneras y vaquillas es uno de los trabajos más críticos en una granja lechera porque estos animales se convierten en las futuras productoras de leche para el hato lechero. Las terneras y las vaquillas son una inversión importante, ocupando el segundo o tercer lugar en costos después de la alimentación y la mano de obra. Cuesta alrededor de $2500 para criar una ternera desde el nacimiento hasta el parto en Nueva Inglaterra, por lo tanto, es importante optimizar la alimentación, la comodidad y la salud. Las vacas lecheras son rumiantes, y el desarrollo adecuado del rumen durante el primer año de vida es fundamental para el éxito de la vaca lactante. Esta revisión proporcionará a los agricultores ideas sobre cómo implementar los factores antes mencionados.

Inventario de vaquillas

Las lecherías tienden a mantener demasiadas vaquillas, lo que puede ser costoso a menos que se esté expandiendo el hato. El primer paso para evaluar el manejo de sus terneras y vaquillas es calcular el número de vaquillas que necesita para su operación. Veamos algunos ejemplos:

  • Un hato de 100 vacas con una tasa de descarte del 30%, una edad al parto de 22 meses y una tasa de mortalidad de terneras del 5% necesitaría la siguiente cantidad de vaquillas:

[(100 × 0,3 (tasa de descarte del 30%)) × 22/24 (corrección por edad de parto) × 1,05 (corrección por un 5% de mortandad en las terneras, 1 + 0.05, sumado a 1)] × 2 = 58 vaquillas. Multiplique por 2 porque la tasa de descarte y la mortalidad de las terneras son un número anual, pero tardan aproximadamente 2 años en renovarse. El costo de criar 58 vaquillas durante 22 meses = $132,917.

  • Si el mismo hato de 100 vacas reduce la mortalidad de terneras de 5% a 2% y la tasa de descarte de 30% a 25%, ¿Cuántas vaquillas necesitan? [(100×0.25%)×22/24×1.02)]×2 = 47 vaquillas. El costo de criar 47 vaquillas durante 22 meses = $107,708

¡Al reducir la mortalidad de las terneras y la tasa de descarte, se puede ahorrar $25,209 ($132,917-107,708) durante 22 meses! Entonces, ¿cómo puedes lograr estos objetivos?

Vacas secas

El manejo óptimo de terneras y vaquillas comienza con las vacas secas. Investigadores de la Universidad de Florida evaluaron el impacto que tuvieron las estrategias de reducción de calor en las lactancias posteriores y el rendimiento de las terneras durante el período seco. Las terneras que tuvieron acceso a sombra y ventiladores después de nacer y que además nacieron de vacas que tuvieron acceso a sombra, ventiladores y aspersores de agua lograron pesar 6% más al nacer y 7% más al destete en comparación a sus compañeras de hato. Además, las terneras que no sufrieron de estrés por calor consumieron 12% más de sustituto de leche y tuvieron 20% más de ingesta total por día en comparación con las terneras bajo estrés por calor.1 Los investigadores también encontraron que el estrés por calor afecta a varias generaciones, ya que las nietas de vacas sin estrés de calor al final de la gestación produjeron 4,3 % más de leche por día durante la primera lactancia y tuvieron una esperanza de vida numéricamente más larga (+369 días) en comparación con las nietas de vacas con estrés por calor al final de la gestación.2 Las estrategias de abatimiento del calor durante el período seco tuvieron un impacto en las terneras que aún no habían nacido. Si bien esa investigación se realizó en Florida y no en Nueva Inglaterra, los investigadores afirmaron que 89% del ganado lechero de EUA se beneficiaría de las estrategias de reducción del calor durante el período seco, especialmente durante los meses de verano. Debe considerar agregar ventiladores a sus instalaciones de vacas secas para mejorar la salud de las terneras y la producción futura.

Dietas pre-parto: La mayoría de las vacas previas al parto son alimentadas con dietas bien manejadas y balanceadas, y los datos sugieren que alimentar una dieta DCAD negativa no afectará adversamente el calostro. Asimismo, investigaciones recientes de la Universidad de Nuevo Hampshire indican que la alimentación de vacas Holstein con 32 g por día de ácido nicotínico (no protegido) durante las cuatro semanas previas al parto programado mejorará la calidad del calostro.3 Además, vale la pena recalcar que las terneras tienen una eficiencia alimentaria más alta durante las primeras tres semanas después del nacimiento.

Calostro

  1. Calidad del calostro y alimentación: Sin duda, lo más importante que puede hacer es proporcionar calostro de buena calidad a sus terneras lo más antes posible después del nacimiento. El calostro de buena calidad contiene > 50 g/L de inmunoglobulina G (IgG) y esto se puede determinar usando un refractómetro o un calostrómetro. Las terneras nacen con un sistema inmunitario deficiente y si no obtienen calostro dentro de doce horas, es probable que tengan un desempeño deficiente. Después del nacimiento, el intestino comienza a madurar rápidamente, lo que reduce la capacidad de absorber las inmunoglobulinas; por lo tanto, las terneras deben recibir un mínimo de un galón de calostro lo antes posible. La investigación con terneras Brown Swiss indicó que las terneras alimentadas con un galón de calostro tenían costos veterinarios más bajos, crecieron 29% más rápido y produjeron 11% más de leche durante la primera lactancia.4 La preparación de sus terneras para el éxito comienza el primer día después del nacimiento porque esto puede afectar el futuro rendimiento.
  2. Reserva de calostro: algunas vacas no producen suficiente calostro, por lo que debe tener a mano calostro congelado o sustituto de calostro. Si congela calostro, asegúrese de indicar el nivel de IgG o algún indicador de calidad en la bolsa o recipiente. Descongele y caliente el calostro lentamente porque si lo descongela demasiado rápido, los anticuerpos pueden degradarse. Si usa un sustituto de calostro, asegúrese de que sea a base de lácteos (calostro deshidratado).
  3. Sonda estomacal: Cuando las terneras no son agresivas al beber calostro, es posible que necesite sondear el calostro en el estómago. Se recomienda no permitir que las terneras amamanten a su madre, ya que puede ser difícil evaluar si la ternera recibió el calostro adecuado de alta calidad.
  4. Pasteurización: La pasteurización del calostro es una forma excelente de mejorar la absorción de IgG por parte de la ternera. Sin embargo, el pasteurizador no debe superar la temperatura recomendada de 60 ⁰C (140 ⁰F) por más de 30 min ya que esto puede causar daño a la IgG. Se recomienda a los ganaderos invertir en pasteurizadores de alta calidad y asegurarse de que la temperatura de estos no fluctúe.
  5. Otro manejo del día uno: También es una buena práctica de manejo que a todas las terneras se les sumerja el ombligo con yodo para reducir las enfermedades navales. Algunos productores sumergen las patas de las terneras con yodo, ya que esto ayudará a secar las patas del recién nacido y reducir la absorción de patógenos a través del tejido suave y húmedo de las pezuñas al nacer.

Día dos hasta el destete

Si bien hay muchas formas de alimentar y manejar las terneras, como la alimentación restringida con leche (o con sustitutos lácteos) o la alimentación de libre acceso, varias cosas permanecen constantes independientemente del método de alimentación con leche.

  1. Libre elección y agua limpia: Las terneras necesitan acceso al agua ya que esta es esencial para el desarrollo del rumen. Cuando se consume agua, pasa directamente al rumen mientras que la leche o el sustituto de leche se desvían del rumen al abomaso. Agua es esencial para que crezcan las bacterias que residen en el rumen, lo que será parte integral de la conversión de un prerrumiante a un rumiante. Investigaciones previas han demostrado que terneras provistas con agua a libre elección consumieron 31% más de alimento iniciador y crecieron 38% más rápido en comparación con las terneras que solo se hidrataron con el agua del sustituto de leche.5 ¡Los cubos de agua limpia y los bebederos son importantes! Además, reemplace rutinariamente los cubos de plástico ya que desarrollan grietas que pueden albergar bacterias dañinas para las terneras. Algunas granjas usan baldes de acero inoxidable que tienen menos probabilidades de albergar bacterias dañinas.
  2. Leche o sustituto de leche: Hay muchas formas de alimentar las terneras con leche, y ambas tienen sus beneficios y desafíos. El método convencional es alimentar cuatro a seis cuartos de galón de leche o sustituto de leche por día. El sustituto de leche normalmente tendrá de 20 a 22% de proteína cruda y 20% de grasa. Las terneras se destetan aproximadamente a las ocho semanas de edad y se debe evaluar que el consumo de iniciador sea adecuado. Las terneras alimentadas con el método convencional son un poco más pequeñas pero se destetarán mucho más fácilmente en comparación con las terneras alimentadas con el programa acelerado. Las terneras en el programa acelerado a menudo se alimentan de manera automatizada y no es raro que estas terneras consuman 10 cuartos de galón de leche o sustituto de leche por día. Estas terneras crecerán bien, producirán mucha orina, y serán más difíciles de destetar ya que el consumo de alimento iniciador es mucho menor que el de las terneras alimentadas convencionalmente. El sustituto de leche bajo este método deberá tener alrededor de 26 a 28% de proteína cruda y 16 a 20% de grasa. Las investigaciones realizadas en UNH indicaron que las terneras alimentadas el programa acelerado consumirán un 34% más de agua por día que las terneras alimentadas de forma convencional.6 Se deberá proporcionar agua a libre elección a las terneras alimentadas con el programa acelerado para poder mantener una hidratación optima del animal.
  3. Alimento iniciador: Proporcionar un iniciador a libre elección es parte integral del desarrollo del rumen. Idealmente, el iniciador de terneras debe ser grueso, sin embargo, esta no siempre es una opción debido a las limitaciones de manejar sacos vs. contenedores de granos. En estos casos, se deberá proveer un iniciador pelletizado. Al igual que los bebederos, los comederos deberán limpiarse diariamente para evitar la formación de moho y estimular el consumo.
  4. Heno: ¿Es necesario el heno? Solo bajo ciertas circunstancias. Cuando se alimenta con un iniciador grueso, no se necesita heno, ya que obstaculizará el desarrollo del rumen. Sin embargo, si se alimenta con un iniciador pelletizado, entonces se deberá alimentar con heno además del iniciador. El heno debe ser de alta calidad
  5. Destete: El destete de las terneras alimentadas convencionalmente generalmente se realiza a partir del día 42, cortando la leche o el sustituto de leche a la mitad y alimentando a las terneras solo por la mañana o por la noche. Las terneras que son alimentadas con el programa acelerado generalmente se ponen en un programa de reducción, reduciendo el consumo de leche a dos cuartos de galón por semana a partir del día 42 o 49 de vida. Es fundamental que se disponga de agua y alimento iniciador a libre elección. La ternera deberá haber duplicado su peso corporal para el período de destete.7

Manejo Alimentario y Reproductivo de Vaquillas Post-destete

  1. Requerimientos de nutrientes y tasas de crecimiento: La novilla después del destete puede ser alimentada con concentrado para vaquillas o con una mezcla específica de granos desarrollada por su molino. Por lo general, estas dietas tienen aproximadamente 16 % de proteína cruda y menos energía. El objetivo de crecimiento a esta edad debe estar cerca de 2 libras por día para Holstein.8 Para otras razas como Jersey, la vaquilla post-destete deberá crecer de 1.5 a 1.7 lbs. por día. Es común alimentar con heno a vaquillas, pero puede alimentar una TMR si cumple con sus requisitos de nutrientes. A medida que crecen las vaquillas, el requerimiento de proteína cruda se reduce al 12% a medida que ingresan al corral de vacas secas y se alimentan con una dieta de vacas secas.
  2. Alimentación ad libitum convencional: Las vaquillas deben agruparse por peso corporal para facilitar el equilibrio de la ración y satisfacer sus necesidades de nutrientes. En este método de alimentación, se alimenta con una dieta alta en forraje y las vaquillas pueden comer cuando quieren. Habrá más mano de obra involucrada en este método de alimentación, ya que será necesario eliminar el alimento viejo y se producirá más estiércol que en las vaquillas con alimentación limitada.
  3. Alimentación restringida: 9 Con una alimentación restringida de vaquillas se busca satisfacer las necesidades nutricionales del animal de una manera muy precisa.9 A diferencia de la alimentación de libre acceso, la alimentación restringida está diseñada para maximizar la utilización de los nutrientes. En estos casos, el alimento es típicamente consumido en un plazo máximo de 2 horas, resultando en menos sobras. Las vaquillas deben agruparse en corrales de acuerdo con su peso corporal con un rango máximo de 200 lb entre la más ligera y la más pesada. Una alimentación restringida también le ahorrará costos de alimentación y mano de obra. Para una precisión adecuada en el manejo alimentario, se deberá pesar mensualmente y ajustar la ración a medida de lo necesario. Asimismo, evite hacinar animales en los corrales para evitar que las vaquillas más fuertes restrinjan el acceso a los comederos a las más débiles y así evitar comportamientos agresivos. Espere escuchar mugidos frecuentes mientras las vaquillas se adaptan a la nueva dieta. No utilice camas de paja o aserrín ya que las vaquillas intentaran consumirlo.
  4. Vaquillas en pastoreo: Los requerimientos de nutrientes de las vaquillas en pastoreo no son diferentes a los de las estabuladas. Sin embargo, el pasto de alta calidad tiene un alto contenido de proteína degradable en el rumen, lo que puede ser un desafío para equilibrar las raciones. La energía en este tipo de programa de alimentación debe ser carbohidratos no estructurales altamente digeribles (maíz finamente molido o granos pequeños). Algunos hatos lecheros, como parte de una estrategia de pastoreo rotacional tipo líderes y seguidores, permiten el acceso primero de las vacas lecheras a los potreros para que después las vaquillas pastoreen los sobrantes. Este método permite que las vacas lactantes consuman un pasto de mayor calidad y que las vaquillas limpien el resto del pasto. Es necesario implementar un estricto programa de desparasitación, especialmente si las vaquillas pastan demasiado cerca del suelo. Agua es una necesidad para las vaquillas y vacas en pastoreo.
  5. Ionóforos: Los ionóforos son antibióticos específicos que han demostrado mejorar la eficiencia alimenticia en vaquillas a regular el microbiota ruminal. También controlan la coccidiosis y deben considerarse un aditivo alimentario importante en cualquier lechería.
  6. Alimentos alternativos: Los subproductos, como los granos de cerveza húmedos, pueden ahorrar dinero a los productores de leche. A veces, este producto puede ser gratuito o de un costo mucho menor que el grano convencional a base de maíz y soya. Los datos de la UNH mostraron que las vaquillas alimentadas con una dieta de granos de cerveza húmedos y forraje crecieron al mismo ritmo que las vaquillas alimentadas con una dieta basada en maíz y soya.10 Considere otros alimentos alternativos, como los residuos de panadería, que tienen un alto contenido de energía. Sea consciente de los mohos y evite alimentar piensos enmohecidos a toda costa a cualquier animal lechero. Trabaje con su nutricionista y molino para incorporar subproductos.
  7. Reproducción: La edad al primer parto debe ser de 22 meses y no más allá de 24 meses. Cuanto más se tarde en criar una vaquilla, puede resultar en un mayor costo de crianza de la vaquilla, que no incluye leche que se puede perder al extender la edad al primer parto. Una vaca primeriza debe tener aproximadamente el 85% del peso y el tamaño de sus compañeras de hato maduras y debe producir 80% de la producción lechera de sus compañeras de hato maduras.8 Si las vacas primerizas no cumplen con estos criterios, debe revisar y reevaluar sus prácticas de cría de vaquillas.

Resumen

  • Está alimentando a demasiadas vaquillas? Esto puede ser un golpe considerable a sus ganancias.
  • Evitar estrés de calor en vacas secas. Esto dará como resultado terneras sanas que se convertirán en vacas de alta producción.
  • Alimente con una dieta bien balanceada de vaca seca/pre-parto y considere agregar 32 g/día de ácido nicotínico por vaca para mejorar la calidad del calostro.
  • Sumergir ombligos y pies con yodo.
  • Analice el calostro, suministre calostro que tenga > 50 g/L de IgG y alimente al menos un galón tan pronto como sea posible. Si no hay disponible, use calostro congelado o un sustituto de calostro a base de leche.
  • Proveer agua a libre elección y un alimento iniciador de textura gruesa si es posible.
  • Comprenda las necesidades de manejo de sus vaquillas post-destete, independientemente de cómo las críe.
  • Considere el uso de aditivos alimenticios de efectividad probada como ionóforos para mejorar el crecimiento de sus vaquillas.
  • Criar vaquillas para que logren un tamaño óptimo (mínimo para Holstein 48 pulgadas a la cruz) con el objetivo de parir a los 22 meses.

Referencias

  1. Dado-Senn, B., L. Vega Acosta, M. Torres Rivera, SL Field, MG Marrero, BD Davidson, S. Tao, TF Fabris, G. Ortiz-Colón, GE Dahl, J. Laporta. 2020. La reducción del estrés por calor pre y posnatal afecta la termorregulación y el rendimiento de las terneras lecheros. J. Dairy Sci., 103, págs. 4822-4837 doi.org/10.3168/jds.2019-17926
  2. Laporta J., FC Ferreira, V. Ouellet, B. Dado-Senn, AK Almeida, A. DeVries, GE Dahl. 2020. El estrés por calor al final de la gestación afecta el desempeño de por vida de las hijas y nietas. J. Dairy Sci., 103, págs. 7555-7568. doi.org/10.3168/jds.2020-18154
  3. Aragona, KM, EM Arroz. M. Engstrom, PS Erickson. 2020. La suplementación con ácido nicotínico en vacas Holstein antes del parto aumenta la inmunoglobulina G calostral, la excreción de derivados de purina urinaria y la eficiencia alimenticia en terneras. J. Dairy Sci., 103. 2287-2302.
    doi.org/10.3168/jds.2019-17058
  4. Faber, SN, NE Faber, TC McCauley, RL Ax. 2005. Estudio de caso: Efectos de la ingesta de calostro en el desempeño de la lactancia. Prof. Anim. Sci., 21, 420-425. doi.org/10.15232/S1080-7446(15)31240-7
  5. Kertz AF, LF Reutzel, JH Mahoney. 1984. Consumo de agua ad libitum por terneras recién nacidos y su relación con el consumo de iniciador de terneras, aumento de peso, puntuación de heces y temporada. J. Dairy Sci., 67, págs. 2964-2969. doi.org/10.3168/jds.S0022-0302(84)81660-4
  6. Guindon, NE, NT Antaya, RG Cabral, NL Whitehouse, TJ Earleywine, PS Erickson. 2015. Efectos de la visita humana en el crecimiento y rendimiento de las terneras alimentadas con diferentes niveles de alimentación con sustitutos de leche. J. Dairy Sci., 98 págs. 8952-8961. doi.org/10.3168/jds.2015-9759
  7. Van Amburgh, ME, F. Soberon, J. Karzses, RW Everett. 2008. La nutrición y el manejo en la vida temprana impactan la productividad a largo plazo de las terneras. proc. 23.ª Conferencia Anual de Manejo y Nutrición del Suroeste, Tucson, Arizona, Departamento de Ciencias Animales, Universidad de Arizona, Tucson, págs. 1-8. hdl.handle.net/1813/36500
  8. Heinrichs Jud y Coleen M. Jones. 2016. Monitoreo del crecimiento de vaquillonas lecheras.  extension.psu.edu/monitoring-dairy-heifer-growth
  9. Erickson, PS 2018. Vaquillas lecheras con alimentación limitada. extension.unh.edu/blog/2018/03/limit-feeding-dairy-heifers#:~:text=The%20requirements%20are%20based%20on,75).
  10. Hatungimana, E., Tess C. Stahl y PS Erickson. 2020. Desempeño del crecimiento y digestibilidad total aparente de los nutrientes del tracto de dietas limitadas que contienen granos de cerveza húmedos para vaquillas Holstein. Ciencia Animal Traslacional. Volumen 4, Número 3. doi.org/10.1093/tas/txaa079

Information in this publication is provided purely for educational purposes. No responsibility is assumed for any problems associated with the use of products or services mentioned. No endorsement of products or companies is intended, nor is criticism of unnamed products or companies implied.

© 2022

Call 800.287.0274 (in Maine), or 207.581.3188, for information on publications and program offerings from University of Maine Cooperative Extension, or visit extension.umaine.edu.